Usted está aquí:Articulos/Bricolaje/La limpieza de las chimeneas, productos y consecuencias de no utilizarlos

La limpieza de las chimeneas, productos y consecuencias de no utilizarlos

La limpieza de las chimeneas, productos y consecuencias de no utilizarlos La limpieza de las chimeneas, productos y consecuencias de no utilizarlos

La emisión de humos, los problemas con el tiro y otras incidencias son frecuentes en chimeneas, estufas y calderas que no han recibido un mantenimiento adecuado.

Desde Ferreterías Industriales recomiendan limpiarlas regularmente para así evitar esos males.

La limpieza de chimeneas incrementa su importancia en estos meses, cuando se prevé que hasta 23 provincias entren en alerta por las bajas temperaturas.

Con la llegada del periodo invernal, las chimeneas y calderas cobran protagonismo en millones de hogares españoles, aún dependientes de biocombustibles como la madera, los pellets y otros derivados. Sin embargo, estos equipamientos y construcciones requieren un mantenimiento mayor que las estufas eléctricas, por ejemplo.

La ausencia de hábitos de limpieza es uno de los factores causantes de las entradas de humo, una deflagración peligrosa y el mal funcionamiento general de la chimenea. A veces las consecuencias van más allá de la ineficiencia del dispositivo, con el fallecimiento de familias enteras por acumulaciones de monóxido de carbono o por una simple chispa durante la noche.

Para los profesionales, la problemática no reside en las estufas de leña, las chimeneas y calderas de biocombustibles, sino en unos hábitos de revisión y limpieza inexistentes. De ahí que Ferreterías Industriales haya sorprendido con el lanzamiento de una gama de productos para la limpieza de chimeneas.

Deshollinadores líquidos y mecánicos, accesorios metálicos como escobillas, badiles, cubos y palas, aspiradores de cenizas y otros artículos especialmente pensados para la limpieza de chimeneas pueden encontrarse en su stock, con descuentos del 20% en productos concretos.

 

Por qué es importante limpiar regularmente las chimeneas, estufas y calderas


Aunque las chimeneas y calderas generalmente se manufacturan en materiales resistentes y duraderos en el tiempo, deben limpiarse adecuadamente al menos tres veces al año, para así eliminar la acumulación de hollín y cenizas en los revestimientos internos.

Y es que son muchos los problemas y complicaciones que se derivan de un mantenimiento insuficiente. Uno de los más críticos es la expulsión de humo hacia el interior de la vivienda. De no realizarse adecuadamente, provocaría la acumulación del mismo en las estancias, causando problemas respiratorios a medio-largo plazo y en casos extremos, la muerte por envenenamiento causada por la respiración del monóxido de carbono.

Otro efecto contraproducente de la mala limpieza de la concentración de masas de polvo en la vivienda. La filtración del humo provoca que sus partículas se depositen en muebles, utensilios de cocina, camas, sofás, etc. Además de proporcionar una estética no deseada, estas partículas, en caso de no limpiarse, pueden terminar en el sistema digestivo y causar graves problemas de salud.

Asimismo, la falta de mantenimiento de chimeneas genera acumulación de creosota y otros químicos dañinos, que son altamente inflamables y pueden encenderse en unos segundos, provocando lesiones graves e incluso la muerte.

Y es que el mantenimiento de calderas, chimeneas y estufas de leña no debería ser una opción: es una obligación para garantizar la seguridad de la vivienda y de sus habitantes.

Siguenos en...

Últimos Articulos Publicados

Volver