Usted está aquí:Articulos/Jardinería/Decorar la Navidad con Bulbos recubiertos de cera.

Decorar la Navidad con Bulbos recubiertos de cera.

Decorar la Navidad con Bulbos recubiertos de cera. Decorar la Navidad con Bulbos recubiertos de cera.

¿Sabes que existen bulbos de flor que florecen sin que tengas que hacer nada? Los bulbos recubiertos de cera son bulbos especialmente seleccionados que contienen los nutrientes suficientes para florecer por sí mismos.

¿Cómo funciona exactamente un bulbo recubierto de cera? Los bulbos de flor reciben un tratamiento especial antes de ser recubiertos con cera. El tratamiento asegura que el bulbo de flor florezca en el momento apropiado. Después del tratamiento, se recubren con cera. Esto es un trabajo de precisión, ya que la cera puede dañar el bulbo si está demasiado caliente, o no recubrir el bulbo de manera que quede bonito si está demasiado fría.

Los bulbos de Amarilis son principalmente los que se recubren con cera, ya que son los más aptos. La película de cera le da al bulbo de flor, que durante su venta aún no ha florecido, un toque moderno. Los bulbos recubiertos de cera están disponibles en todos los colores del arco iris, e incluso si quieres también en dos colores, en metálico o con purpurina. Perfectos para decorar tu casa.

Dentro del bulbo del Amarilis están todos los nutrientes necesarios para que florezca, por eso no hace falta darles agua. Una vez colocados en un lugar bonito de la casa, empiezan a crecer inmediatamente. Después de 3 o 6 semanas comienzan a crecer las flores gigantescas del bulbo recubierto de cera.

¿Sabes que debajo de los bulbos recubiertos de cera hay una espiral de metal? Esta espiral asegura que el bulbo de Amarilis esté siempre derecho y que no se caiga bajo el peso de la gran flor. De esta manera no tienes que colocar ni cuerdas ni palitos de soporte, ¡es muy cómodo! ¿Quieres colocar el bulbo recubierto de cera en un cuenco grande? No hay problema, ya que la espiral se puede quitar fácilmente.

Siguenos en...

Últimos Articulos Publicados

Volver